Por: Dante Álvarez

La contingencia del COVID-19 ha modificado nuestros hábitos para proteger nuestra salud. Uno de ellos es la manera de movernos. Por riesgo de contagio muchas personas han limitado sus viajes y otras elegido otros modos de desplazarse.

Frente a esta situación, la bicicleta tiene la ventaja de que aísla al usuario en un espacio abierto, y disminuye significativamente el riesgo de contagio al interactuar con menos superficies contaminadas. Además que es una forma eficiente de movernos en las ciudades, ya que no genera emisiones, y alcanza velocidades promedio de 15 kilómetros por hora, lo cual la hace altamente competitiva frente a vehículos motorizados en contextos urbanos, además de que ayuda a tener buena condición física, tiene costos bajos de mantenimiento y no requiere combustible por lo que además es una alternativa económica.

Desde el inicio de la cuarentena en varias metrópolis del mundo se hicieron adaptaciones en las ciudades para ampliar el espacio peatonal y ciclista para mantener la sana distancia. Ciclovias emergentes surgieron en ciudades de Alemania, Francia, Nueva Zelanda, y ciudades latinoamericanas como Bogotá son casos de éxito. En México ya se han implementado ciclovias emergentes en Guadalajara, Puebla o la avenida Insurgentes en la ciudad de México e incluso León, una ciudad más pequeña que Toluca pero que lleva una enorme ventaja en movilidad sostenible.

Después de peticiones a gobierno del estado, hace 2 semanas hubo una video conferencia donde funcionarios del ayuntamiento de Toluca, del Instituto Municipal de Planeación en conjunto con funcionarios y asesores del gobierno del estado, se presentó lo que podría ser la implementación de ciclovías emergentes para el valle de Toluca. Por lo que es prácticamente un hecho que se concreten.

En dicha reunión las organizaciones civiles se expresaron porque éstas se implemente en vialidades primarias donde se le de visibilidad a la urgente necesidad de infraestructura ciclista en la ciudad.

Y en ese sentido activistas pintaron frente a palacio la semana pasada una ciclovía simbólica y dieron un comunicado en el que subrayó el deseo de una transformación en el paradigma ambiental, política e inversión de recursos públicos en el estado.

Por ello se expresaron a favor de la implementación inmediata de ciclovías emergentes, una campaña de socialización y que la LX Legislatura priorice la inversión, en el siguiente ejercicio presupuestal, en infraestructura de movilidad peatonal y ciclista basada en la prioridad contemplada en la ley de movilidad del Estado de México.