Raven Saunders ha vuelto a utilizar el escenario mediático de los Juegos Olímpicos de Tokio para difundir su apoyo a los colectivos oprimidos.