dentro de la ficción misma. O dicho de otro modo: ver el trasfondo de nuestros propios discursos.