“Bésense entre ustedes para que las soltemos” es la frase que policías municipales le dijeron a Andrea y Marcela su novia, mientras estaban en la patrulla y después de haber sido privadas de su libertad durante 10 minutos en el vehículo oficial recorriendo calles de Querétaro sin un destino fijo