La lucha histórica para la formación de la democracia mexicana costó, literalmente, sangre, sudor y lágrimas desde que el sistema hegemónico del partido de estado (PRI) se astilló en 1968.