Proteger la poca vegetación que queda en la capital mexiquense se ha vuelto una tarea de vital importancia por diferentes razones: Toluca es después de Monterrey la ciudad con el aire más contaminado en el país según la Organización Mundial de la Salud.