Las mariposas, por ejemplo, son una metáfora de las almas, que desprendidas del cuerpo o capullo, vienen a visitarnos en el día de todos los santos.
La plaza de los mártires, se llama así porque en 1811 ahí fueron fusilados prisioneros indígenas independentistas, por parte de las fuerzas realistas.