El chiste se cuenta solo, la dominación es evidente, la colonización es cómoda para nosotros y que bueno diría el amante del castellano culto, de la institución, de las utopías europeas libertarias, en fin, sin su herencia no podría estarme mofando en español de la llegada de Colón a América.