Por: Outis Polifemo

La Secretaría de Cultura del Estado de México ha retrasado la nómina de al menos 80 músicos pertenecientes a la Orquesta Filarmónica del Estado de México, a los que no se les ha pagado diez meses de trabajo, y por lo cual suman por persona 100 mil pesos aproximadamente, ya que su beca mensual es de entre 9 mil y 12 mil pesos.

Los becarios denuncian que, al no tener defensoría ni asesoría jurídica, la directora de la orquesta, Gabriela Díaz Alatriste, ­­(quien cabe recordar, es la única que ha seguido cobrando un sueldo porque solo ella tiene contrato),  funge como la única mediadora entre la Secretaría de Cultura y los músicos, por lo que han sido víctimas de abusos que van de lo psicológico ha lo laboral, siendo que los jóvenes son becarios y no tienen ninguna certeza de conservar su lugar en dicha orquesta.

Las respuestas de su directora a los cuestionamientos sobre los pagos van de los insultos al sarcasmo, ya que Díaz Alatriste considera que es un favor el que les hacen a los músicos por permitirles tocar en la Filarmónica Mexiquense y además de eso se burla de ellos diciéndoles «si no tienen para cumplir sus obligaciones para con la orquesta, váyanse a lavar carros…».

Además de lo anterior, a los músicos se les hizo firmar nóminas que nunca llegaron y que pertenecen a los meses de marzo a octubre de 2020, y marzo, abril y mayo de 2021, por lo que la cantidad que se adeuda es de 800 mil pesos aproximadamente al total de los miembros de la orquesta.

Todo esto acaecido en plena pandemia durante 2020 y 2021, por lo que también denunciaron la poca implementación de medidas para sus presentaciones y ensayos en los que la directora requiere números grandes de músicos en ambas ejecuciones musicales y en las que se han sufrido desmayos por hiperventilación, por lo que el  martes 11 y miércoles 12 de mayo, en señal de protesta, el 60 por ciento de la orquesta ha faltado al ensayo donde realizan sus presentaciones, la Sala Elisa Carrillo del Centro Cultural Mexiquense en el municipio de Texcoco.

Así mismo, los jóvenes músicos carecen de seguro médico y transporte para sus ensayos y presentaciones que se han realizado semanal y quincenalmente en Texcoco, donde deben ensayar tres días a la semana más su presentación dominical, ya que la procedencia de los músicos se divide entre 40 por ciento de Toluca, 40 por ciento CDMx y un 20 por ciento de Texcoco.

Finalmente señalaron que tienen miedo de ser despedidos por la presente denuncia, y que este miércoles se ha comenzado una cacería de brujas para castigar o correr a quienes se atrevieron a denunciar los malos tratos que llevan sufriendo al menos desde la entrada de Gabriela Díaz Alatriste en 2018.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.