Cometa Colectiva

Con evidentes errores y pese a diálogo con sociedad civil que impulsa la Movilidad Sustentable, se continúan divulgando el manual de imagen urbana y espacio público para el Edomex firmado también por WRI México y la UAEMex

No se puede negar la buena intención y la necesidad de contar con un manual y en el mejor de los casos una norma para mejorar la obra pública, ya que funcionarios y contratistas siguen cometiendo los mismos errores desde el siglo pasado; calles inaccesibles y peligrosas para peatones y grupos vulnerables, espacio público e infraestructura ciclista escasa y de mala calidad, así como falta de arbolado urbano.

El pasado 4 de octubre, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obra del Estado de México presentó un Manual descrito como una “herramienta dirigida a las autoridades locales y la ciudadanía, que permite evaluar la calidad de los espacios públicos y mejorarlos” y que “Contempla aspectos como la accesibilidad universal, las perspectivas de género y de infancias” temáticas vigentes y necesarias.

Al revisar el esperanzador documento hay detalles como un diagrama de ciclovía en contraflujo, que la hace más peligrosa, pero el más evidente es el de las páginas 122 y 123 donde como “criterio” recomienda que “el camellón podrá tener uso o no, ya sea como ciclovía o jardín”. Dicho tema, además polémico, ha sido argumento de opositores de ciclovías ya que sitúa esta infraestructura en el camellón central donde no se democratiza el espacio público reduciendo carriles destinados al automóvil, sino que se coloca la ciclovía en un lugar donde “no estorbe” pero a su vez inaccesible y peligroso para ciclistas no experimentados, es decir, una ciclovía de mala calidad.

La normativa estadounidense de la “American Association of State Highway and Transportation Officials” #AASHTO menciona que las ciclovías en camellones no son generalmente recomendadas, ya que eso resulta en mayores conflictos en movimientos de vueltas con motoristas. Manuales como el CicloCiudades de ITDP, menciona textual en varias partes del documento “No se recomiendan ciclovías en camellones dado que ponen en riesgo a ciclistas en las intersecciones” ya que es ahí donde ocurre el 74% de los siniestros.

Y hablando de siniestros, el manual de SEDUO repite constantemente el concepto “accidente de tránsito” que refiere a situaciones impredecibles, como NO los son los “siniestros viales” que según el INEGI es la primera causa de muerte de niños y jóvenes en este país y es consecuencia de una política pública enfocada en estimular la movilidad motorizada, cuyos lesionados y muertes en violencia vial se pueden prevenir y reducir mejorando la calidad de la infraestructura vial y el espacio público.

El manual de SEDUO y ojalá la futura norma, es un buen comienzo y tiene grandes potenciales de mejora, por ejemplo, por primera vez tenemos un texto que aconseja a funcionarios municipales especies de árboles y vegetación, mencionando especies nativas, sin embargo faltaría agregar detalles como datos sobre que especies pueden ser sembrados en una banqueta sin romperla, descartar especies exóticas, particularmente las australianas, no incluir especies forestales para entornos urbanos, y descartar especies invasivas como el dedo moro, el pasto de pampas y la azalea japónica que es venenosa.

Como comentario final habrá que agregar que este tipo de documentos de ninguna manera sustituye a proyectos que deberían ser hechos por especialistas y que es necesaria la profesionalización de los directorios de las instituciones de gobierno para reducir errores y vicios que se siguen cometiendo en la obra pública por funcionarios y contratistas, así como un cambio de paradigma de la visión de la ciudad para los coches a uno enfocado en la movilidad sustentable, la accesibilidad y seguridad de las personas y la mejora del ambiente y el espacio público.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *