El #8M y los “feministas” de ocasión

Por: José G. S. García

En esta sección analizaremos el discurso de los medios de comunicación y las redes sociales.

Como cada año, la marcha del #8M se realizó en diferentes lugares del país, siendo la Ciudad de México el principal foco en redes sociales. Más allá del centralismo que aún pervive en los grandes medios y de la utilización del legítimo discurso feminista con el afán de golpetear políticamente al gobierno en turno, quien a su vez, centra su atención en dichos medios en lugar de enfocarse en las exigencias de los colectivos feministas; hay que resaltar la hipocresía de quienes un día al año cambian los colores de su marca para adecuarse al morado y verde emblemáticos de la lucha feminista, mientras continúan dando voz a discursos de odio, ya sean machistas, misóginos, racistas, clasistas o abiertamente fascistas.

El primer ejemplo de ello es el medio Debate, que decidió publicar una nota en torno a la hija de la fallecida actriz Edith González y el actual senador panista Santiago Creel, queriendo colocarla como un referente del feminismo, omitiendo que su padre ocultó durante muchos años la paternidad de dicha joven, para “no afectar su carrera política”, una actitud claramente machista que dicho medio nunca se dispuso a cuestionar. 

Otro ejemplo fue la respuesta que recibió la senadora Bertha Caraveo tras denunciar a Chumel Torres por violencia de género. En esta ocasión, no fue sólo el medio sino también los #ComentariosBienPuntualesDePersonasBienPensantes quienes, apelando a la libertad de expresión, justificaron las palabras del presentador utilizando insultos hacia la funcionaria y el gobierno en general, algunos de carácter clasista, e incluso hubo quien propuso criminalizar la filiación política a la 4T, al más puro estilo fascista de la persecución política, de la que a su vez acusan al gobierno de AMLO. 

Por último, el manejo de la información sin perspectiva de género no sólo proviene de los medios contrarios a la cuarta transformación, sino también de los afines, como es el caso de Regeneración, quien al menos en tres ocasiones publicó en su muro de Facebook la noticia de las lesiones que sufrieron algunas feministas “al destruir un acceso al metro de la capital, se les cayó encima el techo de cristal que rompían”.

Nótese cómo se enfatiza el hecho de “destruir” y “romper” el acceso utilizando intencionadamente la palabra “techo de cristal”, que también hace alusión a la diferencia sustancial de oportunidades que existe entre hombres y mujeres en el ambiente laboral. 

Independientemente de la reiteración de la nota con la finalidad de hacerla más visible, las respuestas de algunos seguidores de dicha página demuestran que tener afinidades con la 4T no tiene relación directa con el progresismo o la izquierda, y ni siquiera con ser una persona empática. 

Facebook: José G S García

Twitter: @Xose_G_S_García

Instagram: @xochegarcia

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.