Redacción Imagina

La lanzadora de peso estadounidense, Raven Saunders ha vuelto a utilizar el escenario mediático de los Juegos Olímpicos de Tokio para difundir su apoyo a los colectivos oprimidos. La atleta, símbolo del colectivo LGBT, ha aprovechado su presencia en el segundo escalón del podio en la final de lanzamiento de bala para enviar un mensaje a «todos aquellos que son marginados».

Alzando los brazos con una forma de “X” sobre su cabeza, Saundes dijo que el gesto representa “la intersección en donde se encuentran las personas que son oprimidas” agregó que su acto es para “todas las personas en el mundo que están luchando y no tienen escenario para ser escuchadas”.

La atleta estadounidense ha rendido homenaje a sus comunidades.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.