Por: Héctor Morrales

Vivimos tiempos difíciles, como siempre. No siempre tan difíciles como ahora pero mi indignación persiste y sigue tan viva como siempre. El otro día en medio del home office, decidí entrar a la web, ya saben, ese lugar donde nadie sale limpio, y ver los comentarios de las redes sociales te completan las ganas de discutir con las ganas de quedar bien. A veces, por defender tu posición ante hordas de bots y otras para satisfacer tus deseos de sangre, cometemos muchos fails; pero en fin, entro a twitter y tan rápido abro la app aparecen ante mi hashtags que me hicieron pensar WTF? #NEWLION! #JUMPSUIT! #WARRIOR! No lo puedo soportar. Estoy furioso. Unfollow, unfollow, unfollow. Mientras esto no sea una clase de challenge que no entienda, me pregunto ¿la página de http://xn--visitmxico-g7a.com/

pudo hacer algo así intencionalmente? Obvio. Para el momento que yo leía este trending topic la información ya había sido retirada de dominio. Hubo momentos donde creí que esto era otra de las fake news que andan tan de moda hoy, whatever. ¡Todo era una ola de memes y un embate de indignación, OMG! Por un momento creí en esas técnicas de anti-marketing, ya saben, la máxima de que no existe mala publicidad, solo publicidad. pero eso no podía estar sucediendo, el nombre de México estaba siendo ‘pisoteado’ y quien más si no un mexicano para rescatarlo, ¿right?

Pifia tras pifia ha sido denunciada en los medios últimamente, y por la información que leo en distintos sites me hace creer que esto es otra de esas peleas entre empresas de outsourcing y que probablemente tengan cuentas offshore de esas que vienen en los Panama papers. No lo sé.

¿Y ustedes cuántos de estos anglicismos que decimos una y otra vez usan y no se atreven a dejar de pronunciar porque no quieren dejar de ser trending topic?

Si odiaron mi texto dejen de seguirme en la cuenta: @visitlanixco.com