El día mundial de la Tierra y la importancia de proteger nuestros árboles

Redacción Imagina

Proteger la poca vegetación que queda en la capital mexiquense se ha vuelto una tarea de vital importancia por diferentes razones: Toluca es después de Monterrey la ciudad con el aire más contaminado en el país según la Organización Mundial de la Salud. En segundo lugar, los principales pulmones de la ciudad de Toluca y municipios aledaños, se han visto disminuidos sustancialmente a causa de la temporada seca de invierno, en la que incendios forestales arrasaron con un cuerpo visible de árboles en el Nevado de Toluca y el Parque Estatal Sierra Morelos.

Este 22  de abril se conmemora el Día Mundial de la Tierra y a la par, los habitantes organizados de la capital mexiquense, denuncian la posible tala de al menos unos 100 árboles en el bulevar José María Pino Suárez, uno de los más voluminosos de la ciudad y que cuenta con un camellón amplio de vegetación.

Las políticas municipales en la actual administración y  las que la preceden, tienen un alto déficit en materia ecológica, ya que la mala calidad del aire anunciada en años anteriores, se ha mantenido en el valle de Toluca sin que se propicien medidas para la disminución de la contaminación atmosférica que afecta directamente en la salud de los habitantes de Toluca principalmente.

Los ecosistemas sustentan todas las formas de vida de la Tierra. La salud de nuestro planeta y los habitantes depende directamente de la salud de nuestros ecosistemas. Restaurar y proteger nuestros ecosistemas dañados ayudará a combatir el cambio climático y prevenir una extinción masiva.

En éste sentido, la presencia de arbolado en las ciudades provee beneficios medioambientales y sociales a todos los habitantes y visitantes, mejorando la calidad de vida en ellas ya que filtran el aire eliminando contaminantes atmosféricos (emitidos por el tránsito de vehículos motorizados y la industria), como el ozono, el monóxido de carbono, el dióxido de azufre y partículas en suspensión  menores a 10 micrómetros (PM10) y  partículas finas menores a 2.5 micrómetros de diámetro (PM2.5)  invisibles para el ojo humano, que contienen sulfato, nitratos y carbono negro, y que suponen el principal riesgo medioambiental para la salud.

La contaminación del aire, tanto en las ciudades como en las zonas rurales, es causa de 4,2 millones de muertes prematuras en todo el mundo por año; esta mortalidad se debe a la exposición de dichas partículas que causan enfermedades cardiovasculares y respiratorias, y cáncer.

Por lo anterior, conservar y proveer de árboles a una ciudad  es de vital importancia ya que producen oxígeno y almacenan dentro de sus tejidos dióxido de carbono; se calcula que por árbol se absorben unas 0,8 toneladas disminuyendo los gases de efecto invernadero que producen el calentamiento global de la atmósfera. De esta manera mejoran las condiciones climáticas del entorno, reduciendo la temperatura y protegiendo de la radiación directa del sol, lo que a su vez repercute en un ahorro energético en climatización.

Otros de sus beneficios radica en la amortiguación del ruido urbano provocado por motores, ya que actúan como aislantes y absorbentes de la contaminación acústica para las fachadas, haciendo también una ciudad más agradable de caminar. De igual forma, gracias a su sistema radicular, sujetan el suelo y ayudan a reducir el volumen de flujo pluvial, evitando el riesgo de posibles inundaciones.

Por estas razones, este 22 de abril de 2021, los ciudadanos de la capital mexiquense se han dado cita en las inmediaciones de la avenida Pino Suárez para proteger los árboles que el municipio de Toluca planea derribar para la construcción de una obra de captación pluvial, por lo que se ha cercado una parte del camellón de la avenida para su tala.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*