Por: Dante Álvarez

Además de las alarmantes cifras de inseguridad por asaltos al transporte público en el edomex, existe otro tipo de inseguridad que es la relacionada a los siniestros viales. Según el INEGI durante los últimos 20 años hemos tenido un promedio de 10 siniestros viales por día relacionados con el transporte público.
La mayoría de las veces estos accidentes llegan a ocupar las portadas de medios de comunicación, la semana pasada se reportaron al menos una volcadura de autobús en el municipio de Isidro Fabela, donde 27 personas resultaron lesionadas, otro en el municipio de la Paz, donde hubo 15 heridos que viajaban en una micro, además una vagoneta volcó en el municipio de Nezahualcoyotl con 5 lesionados como resultado.
En el valle de Toluca, la empresa Flecha de Oro es responsable de dos atropellos, en distintos lugares, en el primero una mujer de la tercera edad resultó lesionada y otro donde el señor Felipe Salas perdió la vida en el lugar de los hechos y varios testimonios apuntan que la policía dejó escapar al operador y a la unidad responsable, además, quienes levantaron el cuerpo robaron la pensión de la víctima. Estas personas se suman a la terrible lista negra de la empresa Flecha de oro.
Por la alta siniestralidad del transporte público, no hay empresa de seguros que cubra los accidentes de las unidades, como debería ser por ley. Las víctimas quedan sin protección, con gastos médicos por su cuenta y sin reparación del daño. Las empresas transportistas apuestan a la impunidad y al olvido de las víctimas, todo esto ante la omisión de la secretaría de Movilidad.
Habría que precisar que esta siniestralidad se podría disminuir si la Secretaría de Movilidad y de tránsito aplicaran medidas urgentes, ya que si bien, la responsabilidad inmediata es del operador, esto es un problema estructural cuya responsabilidad recae en las empresas transportistas y la secretaría de movilidad que no toman ninguna medida correctiva para evitar más pérdidas humanas.
Una de las causas de los constantes decesos, es la brutal guerra del centavo que obliga a los operadores a competir y correr por pasaje, cuando no tienen salario. «La cuenta» es una cuota que el operador debe pagar al patrón por vuelta o día y el exceso de velocidad es la causa frecuente de los accidentes.
Las soluciones más evidentes son el diseño de rutas sin traslapes innecesarios, es decir, acabar con la sobreposición de líneas corriendo en una misma avenida. A esto le llamamos “estructuración de la movilidad” que junto con mejoras en las condiciones laborales, pago por salario digno a operadores, para que no tengan que competir por pasaje, podría ayudarnos a salvar vidas.
Sin embargo, la secretaría de Movilidad lejos de estructurar el servicio de transporte público en un verdadero sistema de movilidad, y contra la ley de movilidad, el secretario Raymundo Martínez presume como logro renovar las concesiones del modelo hombre/camión. Por otro lado, el diputado Nazario Gutiérrez, la principal fuerza en el estado, lejos de acabar con la guerra del centavo e invertir en infraestructura sostenible, busca fortalecer este sistema obsoleto y peligroso con financiamiento del estado que daría valiosos recursos económicos al pulpo camionero.
La Red mexiquense por la movilidad sustentable #REMEMOS, con colectivos de todo el estado, convocaron este domingo a una rodada en #Toluca exigiendo #justiciaPorDonFelipe. Queda claro que la solución a esta problemática no vendrá de políticos y sus promesas sino en la sociedad civil organizada que seguirá exigiendo movilidad digna, segura y sustentable.