Por: Ali Pacheco/ Imagina Periódico

El número de denuncias formales en la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) por violencia de género, aumentó un 965.62% en el periodo enero-agosto de 2020 respecto al mismo lapso del año anterior.
En total, entre enero y agosto de 2019, las universitarias interpusieron 32 denuncias en contraste con las 341 que denunciaron sufrir esta situación en el 2020.
Otro dato es el crecimiento de denuncias consideradas como graves por la autoridad universitaria, de las cuales 23 son de 2019 y 41 del 2020.

Los datos corresponden a la solicitud de transparencia 0404/UAEM/IP/2020, y al Informe sobre actos de violencia de género, enero – agosto 2020, publicado el 7 de septiembre en las redes sociales del rector Alfredo Barrera Baca.

La información demuestra que el cuerpo docente de la UAEM, es el principal perpetrador de la violencia hacia las universitarias, los datos indican que en 2019 cinco profesores fueron separados de su cargo y trece en 2020. También nos dicen que el año pasado hubo cuatro profesores suspendidos temporalmente y en el presente van treinta y siete.

Otro dato que llama la atención es el relativo a “Espacios donde se recabaron comparecencias y denuncias” pues en 2019 la autoridad universitaria, no visitó ningún espacio uaemita para recibir denuncias. El dato cambia en 2020, con la efervescencia del movimiento estudiantil y la toma de siete facultades la Oficina del Abogado General se ve obligada a asistir a los espacios académicos para recabar denuncias y comparecencias en 25 de ellos.

El descomunal aumento en las cifras visibiliza la violencia de género, que la administración de Alfredo Barrera Baca tardó en atender durante sus primeros años de gestión. Hay que recordar que las exigencias por una universidad libre de machismo y violencia, comenzaron en septiembre 2018 tras el feminicidio de Deni Aurora Hernández Jiménez, quien estudiaba la licenciatura en Información Documental en la Faculta de Humanidades, iba en noveno semestre, era la menor de cuatro hermanos y originaria de la comunidad de Santa María Tepexoyuca, en Ocoyoacac.
En diciembre de 2019, diversos colectivos tomaron el edificio histórico de Rectoría de la UAEM, tras el feminicidio de la profesora Sonia Pérez, cuyo cuerpo fue hallado en las instalaciones del Teatro Los Jaguares, de la máxima casa de estudios mexiquense. En ese momento se exigió a las autoridades universitarias crean un sistema integral para combatir la violencia en contra de las mujeres centrado en la protección de las víctimas, y además reconocer públicamente la crisis de violencia de genero, cuestión que el Rector Barrera Baca reconoció públicamente el 13 de diciembre en un dialogo público frente a las universitarias.
Para febrero y marzo de este año, la inconformidad estudiantil ante la inacción de las autoridades universitarias para atender la violencia de genero derivó en el paro de actividades del 21 de febrero en la Facultad de Ciencias de la Conducta (FaCiCo) y la posterior toma de seis espacios académicos más. El mensaje fue claro y fuerte “Una universidad libre de violencia machista”.
La colectiva Feministas Universitarias UAEMex ha valorado de forma positiva el incremento del número de denuncias por violencia de género en el periodo enero – agosto del 2020 pues consideran que gracias a los años de lucha feminista estudiantil se logró que las mujeres universitarias denunciaran sin miedo a represalias o re-victimizaciones. Enarbolando la consigna de 2019 “No más una universidad sin nosotras”.
También, la comunidad ex – parista consideró que el aumento en el número de denuncias formales se dio a causa de una mayor concientización social derivada del movimiento estudiantil.
Las colectivas y ex-paristas exigen a las autoridades aplicar todo el rigor de la ley a los perpetradores de violencia de genero porque, ahora la administración ya tiene las denuncias y no se puede escudar más diciendo que “no se actuaba porque no había denuncias”.