“Crimen de odio” asesinato de mexicano en New York: migrantes

Francisco Villalba Vitinio llegó a Estados Unidos hace casi una década. Era oriundo del estado de Guerrero (sur de México) y trabajaba como repartidor de comida en Manhattan. Tenía sueños y ganas de mejorar su vida, igual que millones de inmigrantes mexicanos, pero la noche del 29 de marzo acabaron con su vida de tres disparos.

Ha pasado casi un mes desde que el hombre de origen nahua (comunidad indígena guerrerense) fue asesinado en East Harlem y la policía no tiene indicios del sospechoso.

Eran casi las 11 de la noche cuando “Paco” fue a entregar un pedido a la parte trasera de una escuela pública, cuando presuntamente un sujeto se acercó para robarle la bicicleta, forcejearon y fue ahí cuando le disparó arrebatándole la vida.

Aunque la policía de Nueva York sospecha que el móvil del crimen fue un asalto, unos metros adelante se encontró la bicicleta del mexicano.

“Era muy trabajador, no se metía con nadie, trataba de evitar los problemas”, dijo al diario El Sur de México, Pedro, hermano de Paco.

Paco emigró a Estados Unidos en 2012 a los 20 años de edad. En 2019 se unió a las filas de miles de repartidores en Nueva York con el objeto de ganar dinero para enviar a su esposa e hija.

“El día que lo mataron a mi hermano lo vi antes, nos cruzamos, le pregunté cómo estaba y me dijo que bien, que todo tranquilo. Él y yo trabajamos por esta zona de East Harlem, por eso nos encontrábamos seguido”, agregó Pedro.

Los migrantes de origen indígena tienen dobles complicaciones para adaptarse a Estados Unidos, pues tienen que aprender español e inglés a la vez.

El gremio de repartidores exigió justicia para Paco, pues los avances en las investigaciones de la policía han sido nulos.

Ya es suficiente. Nos roban, nos asaltan y nos matan todos los días por hacer nuestro trabajo. ¿Cuántos más tienen que morir para que nos protejan como #Deliveristas?#JusticeForFrancisco #NYCDeliveryWorkers -#LosDiveristasUnidos @workersjusticep”.

“Que esto no quede impune”, dijo Sergio Ajche, dirigente de Los Deliveristas Unidos. Varios integrantes de la comunidad hicieron una vigilia tras el crimen y prometen no cesar.

“Fue un crimen de odio”, dicen muchos.

Jorge Islas, Cónsul general de México en Nueva York, aseguró que están haciendo todas las gestiones para conseguir avances en el caso.

“Estamos trabajando día y noche para traer justicia para Francisco, nos pusimos en contacto con la familia para explicarle que estamos revisando las grabaciones de las cámaras y que para nosotros es muy importante este caso. Cualquier detalle que la comunidad mexicana pueda darnos es importante, aunque piense que es un detalle pequeño es relevante”, expuso Islas en una reunión virtual con representantes de la comunidad mexicana.

Con Información de El Diario NY

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*