Redacción Imagina Periódico

Entrevista a la Dra. Cynthia Araceli Ramírez Peñaloza

La Doctora Cynthia Araceli Ramírez Peñaloza, eminente catedrática con 34 años de servicio en la UAEM, denuncia en esta entrevista, el fraude del actual proceso de elección de director en la Facultad de Humanidades. También a las últimas tres administraciones que en 12 años han hegemonizado a la Facultad. Actos que van desde el control total de Posgrado y el Consejo de Gobierno, por medio de coerción, intimidación, anulación de materias para profesores disidentes, así como manipulación mediática y directa sobre la comunidad estudiantil. De igual forma declara con puño y letra que esta sucesión está amañada y que reproduce las mismas prácticas rancias de una Rectoría priista y continuista de elecciones corruptas para conservar el poder.

IP: ¿Cuál es el problema principal que detecta en este nuevo proceso de elección en Humanidades?

CARP: En esta ocasión el principal problema fue la injusta descalificación del Mtro. Malaquías, quien habría ganado sin lugar a dudas las elecciones, habría arrasado, por su trayectoria y porque lo conocemos, ha hecho muy buen papel en los cargos en los que se ha desempeñado, de ahí que hayan sido capaces de mentir y violentar el proceso para no perder su continuidad en el poder.

El pretexto fue que, según la comisión que recibió las solicitudes de registro, su centro de adscripción no es la Facultad de Humanidades, porque de 2017 a mediados de 2021 estuvo comisionado a una dirección en Rectoría; no obstante, en el nombramiento para dicha comisión, firmado por el entonces Rector, se indica claramente el nombre del profesor y su adscripción a la Facultad de Humanidades. Además, el maestro presentó originales y copias de sus talones de cheques de los tres últimos años, en todos dice “Humanidades” en el rubro correspondiente a la asignación de la plaza; por si fuera poco, durante los últimos años ha dado clases ininterrumpidamente en la Facultad de Humanidades. Pero lo más escandaloso es que la constancia de Recursos Humanos que presentó para aspirar a la candidatura también indica que está adscrito a la Facultad de Humanidades.

IP: ¿Nos podría contextualizar históricamente sobre las últimas cuatro administraciones en Humanidades? ¿A qué se refiere con el poder ilimitado que han gozado éstas? ¿Cómo fueron las pasadas elecciones de consejeros en febrero de 2020?

CARP: Me sorprende la claridad que tienen sobre el número de administraciones en que Humanidades se ha ido transformando cada vez más en fiel siervo de Rectoría.

Por dieciséis años las transiciones a la dirección han estado controladas por el mismo grupo en el poder. Usualmente pierden el sector de los profesores, pero convencen a los alumnos, quienes no conocen la historia oculta detrás de cada una de esas administraciones, y así continúan haciendo de la Facultad su recurso más productivo.

Hay muchos casos escandalosos, no puedo dar nombres, porque en su momento, cuando lo hice con los documentos probatorios en la mano el grupito en el poder se fue en mi contra, me hicieron una campaña de desprestigio, me acusaron de mentir, con todo y los papeles en la mano.

Pero hay ejemplos que han sido públicos. Cuando Juvenal llegó a la Dirección, creyó, y así lo dijo varias veces, que había sido por sus propios medios. Sin embargo, cuando se atrevió a intentar tocar el bastión del poder, es decir, el posgrado, se le fueron encima. Su intención era buena: el área de Filosofía se había quedado con muy pocos profesores, dos o tres, no recuerdo. Su propuesta fue, en reunión de academia de Filosofía, proponer la integración al posgrado de los profesores con el perfil pedido por Conacyt y que trabajaran líneas de investigación en Filosofía. La academia aprobó la propuesta, que fue llevada al Consejo de Gobierno de la Facultad. Avisados de esta situación, se presentaron todos los miembros del grupo en el poder, al extremo de que Rosario Pérez Bernal (entonces Secretaria de Investigación y Estudios Avanzados, que no tenía ningún derecho a irrumpir en esa reunión), a gritos, le dijo al Director que con el posgrado no se metiera. De acuerdo con los alumnos consejeros que me reseñaron esa sesión, la falta de respeto a la figura del Director fue vergonzosa, la intromisión de una autoridad de Rectoría en la decisión del órgano de poder más importante de la Facultad, que es el propio Consejo de Gobierno, no el Director ni las autoridades externas a la Facultad, fue un absoluto abuso que quedó impune. Por supuesto, el Posgrado hizo caso omiso de cualquier queja al respecto, y todo siguió como siempre.

Pocos años más tarde, la Dra. Marcela Venebra, cuyo perfil académico es intachable, solicitó ingresar como miembro del claustro del posgrado, en el área de Filosofía. Oficios fueron de ida y vuelta, sin respuestas claras, hasta que finalmente se le informó que no cumplía con el perfil, lo cual es falso. Ella hizo pública su respuesta a esta última decisión, que yo me permití publicar en Facebook. En consecuencia, fui llamada a la Dirección, donde se me informó que la Dra. Venebra no cumplía con el requisito de ingreso porque no pertenecía a un cuerpo académico consolidado. Mi respuesta fue que ese no podía ser un criterio Conacyt, porque la UNAM no tiene cuerpos académicos, pero sí tiene muchos programas registrados en Conacyt con nivel internacional. Entonces se me informó que el acuerdo era interno, un nuevo acuerdo del Consejo de Gobierno que aún no se había publicado, pero que ya existía. Indiqué tres objeciones: 1) ya estamos hartos de cada vez que señalamos una anomalía se nos diga que es un nuevo acuerdo del Consejo de Gobierno, que aún no se ha hecho público, 2) si para pertenecer al posgrado se debe formar parte de un cuerpo académico de calidad (consolidado o en consolidación), en ese momento nombré una lista de miembros del posgrado que tampoco cumplían con el requisito, y 3) ya es hora de que dejen de esconder las reglas del posgrado (las cambian a contentillo, cínicamente) y las hagan públicas.

Por supuesto, nada de esto ha sucedido, y hay muchos otros casos que podría yo detallar, pero ya son demasiados los enemigos que están esperando un errorcito mío para poder vengarse. Y son enemigos porque uno se atreve a decir que lo que están haciendo va contra la ley.

En cuanto a las elecciones de consejeros en febrero de 2020, la administración cometió muchos errores. La representante de los profesores ante el Consejo Universitario es empleada de confianza del Director, y así se lo dije cuando fue a pedir mi voto. El consejero profesor debe representar los intereses del profesorado, no de la administración. Pero ella argumentó que Rectoría había determinado que no había violación de ninguna ley. Cuando le pregunté si no le parecía que el conflicto era ético, solo se puso roja, sin responder.

Con los alumnos fue peor, porque estuvieron llamándolos unos pocos días antes (como siempre, sacan las convocatorias al vapor, con la esperanza de que si hay interesados incómodos no les dé tiempo de reunir los documentos) para decirles que eran los seleccionados por la administración para representar a los alumnos ante la máxima autoridad de la UAEM. Pero por algún descuido, ofrecieron la titularidad a dos personas diferentes; al darse cuenta del error, eligieron a quien tenía menor currículo, lo cual molestó a varios compañeros.

Todo eso lo supe por los alumnos, ellos son mi fuente de información, los consejeros profesores solo cantan loas a la administración, jamás denuncian ninguna anomalía, claro, porque en esta facultad, como en esta universidad, como en el Estado de México, aquí no pasa nada.

El caso es que cuando los alumnos vieron que ya las autoridades estaban muy contentas poniendo sus casillas para votar, después de pocos días de haber salido la convocatoria (hojas de papel llenas de texto que pegan en los accesos a los edificios, en lugar de difundirlas ampliamente entre toda la comunidad), se sintieron burlados, intentaron impedir el establecimiento de las casillas. Las autoridades trataron de negociar, prometieron dar más tiempo, pero en cuanto los muchachos se descuidaron, volvieron a poner sus casillas e hicieron su simulacro de votación.

IP: ¿Considera que la sucesión ya está pactada en Rectoría?

CARP: No, no creo que a Rectoría le importe quién gane, con tal de que no haya escándalos y continúe la política del no pasa nada en Humanidades.

IP: ¿Considera que existen intereses político-partidistas en esta sucesión?

CARP: Humanidades no forma políticos. El grupo en el poder se limita a reproducir las prácticas priistas porque son las que se exigen desde la Rectoría, y las que les han resultado muy cómodas, por eso no quieren un cambio

IP: ¿Qué intereses representa la profesora Beatriz González Duran como candidata a la dirección de Humanidades?

CARP: Es la candidata oficial del grupo en el poder que no quiere cambio, sino continuidad.

IP: ¿Qué intereses representa el profesor Ariel Sánchez Espinoza como candidato a la dirección de Humanidades?

CARP: Definitivamente los propios, como todo candidato, pero ha llamado a sumar voluntades y esfuerzos, somos muchos los profesores que vemos en él la posibilidad del cambio. No hay nada seguro en el futuro, pero al menos la llegada de un candidato de oposición debilitará los tentáculos con los que el grupo en el poder controla la Facultad. Ya es hora de un cambio.

IP: ¿Qué significa que gane la dirección la profesora Beatriz?

CARP: La continuidad del grupo en el poder.

IP: ¿Qué significa que gane la dirección el profesor Ariel?

CARP: La esperanza del cambio

IP: ¿La actual administración encabezada por el profesor Fernando ha tenido injerencia de carácter proselitista o manipulador en este proceso?

CARP: Por supuesto. Iniciaron campaña con llamadas telefónicas antes del registro. Al menos la Coordinación de Artes Teatrales ha estado difundiendo la campaña de la Dra. Beti, lo mismo Acuarela Humanística, así que la administración está apoyando a la candidata oficial, lo cual es una notable falta de ética. De ilegal ya ni hablamos, porque para el grupo en el poder la ley es lo que ellos dicen y hacen

IP: ¿La administración actual de Humanidades se ha decantado por algún candidato?

CARP: Sí, por la Dra. Beatriz Adriana, como ya indiqué

IP: ¿Ha tenido alguna clase de represalias o conflictos dentro de la facultad por oponerse a la actual administración o a la actual candidata a la dirección de la facultad?

CARP: Simplemente te ignoran. He denunciado irregularidades por escrito ante los Consejos; ni se molestan en responder.

En Humanidades las represalias son: esconder información, quitarles materias a los de asignatura, boicotearnos horarios a los tiempos completos. Por ejemplo, tengo una materia muy solicitada lunes y miércoles de 12 a 14, materia que ofertan varios otros profesores en otros horarios; pues tranquilamente pusieron una materia obligatoria miércoles y viernes de 12 a 14, por lo cual los alumnos que iban a trabajar conmigo tuvieron que irse a la otra, que era impartida por solo un profesor de tiempo completo en ese horario.

IP: ¿Qué le dice a la comunidad estudiantil de la Facultad de Humanidades en vísperas de la auscultación cuantitativa?

CARP: ¿No les parece raro que tengan tanta prisa porque la campaña se termine?

¿No notan el respaldo de la administración hacia la candidatura oficial?

¿No se dan cuenta de que llevan dieciséis años en el poder, y van por veinte

IP: ¿Qué les dice a los profesores?

CARP: Ya sabemos dónde estamos parados. Hablemos con nuestros alumnos, démosles ejemplo con conducta ética y trabajo.

Gracias por el espacio para externan mi opinión. Saludos.


TE RECOMENDAMOS: “Elección” de Rector, fabricación de un fraude

TE RECOMENDAMOS: Desobedece la Ley universitaria

TE RECOMENDAMOS: Denuncian alumnos de la Facultad de Derecho fraude en la sucesión de Rector

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.